La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Agricultura orgánica.

 

Se define a la agricultura orgánica como una visión sistémica de la producción agrícola que usa como guía los procesos naturales para incrementar la producción.

 

Podemos ver a la agricultura orgánica como una propuesta alternativa a la agricultura convencional o agroquímica.

La agricultura orgánica se propone, tanto para el mantenimiento de la vida del suelo, como para el manejo de plagas y enfermedades, la conservación del principio de la biodiversidad a través de la implementación de agro sistemas altamente diversificados. En la práctica esto significa el uso de plantas compañeras y/o repelentes, la asociación y rotación de cultivos, el uso y el fortalecimiento de insectos benéficos, entomopatógenos, hongos antagonistas, fertilizantes biológicos, insecticidas y fungicidas de origen botánico, permitiendo la utilización de algunos elementos químicos como azufre, cobre y cal, de manera que contribuyan a conservar el equilibrio ecológico, manteniendo la actividad biológica en el suelo, fortaleciendo los tejidos de las plantas para que soporten los ataques de insectos y de patógenos, regulando las poblaciones de insectos plagas para que se mantengan en niveles que no hagan daño a los cultivos. Las malezas se controlan con una preparación adecuada de suelos, siembras oportunas y labores culturales.

 

Fuente: http://www.biofabrica.com.mx/blog/?p=1222

 

La microbiota del suelo tiene una gran variedad de microorganismos; formada por una mezcla microscópica formada de miles y millones de bacterias, actinomycetos, hongos, protozoos, etc., por cada gramo de suelo. (Ma de Lourdes, 1991) que cumplen un rol esencial en los procesos biogeoquímicos de la materia.

 

Entre las actividades   de los microorganismos entre ellos los hongos, bacterias y otros microorganismos, está el mantenimiento de la fertilidad del suelo; siendo los responsables de la degradación de toda la materia orgánica muerta para formar el humus, retornando al suelo y a la atmósfera las sustancias transformadas por otros seres vivientes. No obstante, los hongos que se encuentran en el suelo tiene gran importancia en otros aspectos, ya que muchos son fitopatógenos que atacan a plantas de interés económico a través de la raíz o nivel del suelo (George, S.1963)

 

La población microbiana en la rizósfera es considerablemente mayor que la de los suelos sin raíces y   es fisiológicamente más activa. (Ma de Lourdes 1991). La rizósfera puede considerarse como una zona de amortiguamiento microbiológico, en donde la microflora sirve de protección a la planta del ataque del patógeno (Krupa y Dommergues,1981).

 

Los mecanismos por medio de las cuales los suelos inhiben el desarrollo de los diferentes patógenos principalmente gracias a la presencia, en los suelos, de uno o varios microorganismos antagónicos al patógeno. Dichos antagonistas, gracias a los antibióticos  que  producen,  por  competencia  por  el  alimento  o  al  parasitar directamente  al  patógeno,  evitan  que  éste  último  alcance  poblaciones  suficientemente altas para causar enfermedades severas (Agrios G, 1996).

 

Numerosos hongos del suelo son patógenos de especies hortícolas  de importancia económica. Su control con productos químicos es muy difícil y costoso, ya que estos compuestos tienen la capacidad de permanecer en el suelo mediante los órganos de resistencia, aún bajo condiciones adversas (Brizuela A, y cols, 1998).

 

Existen   muchos microorganismos antagónicos que existen naturalmente en los suelos de los campos de cultivo y ejercen cierto grado de control biológico sobre uno o muchos fitopatógenos, a pesar de las actividades humanas. Sin embargo el hombre ha hecho intentos por aumentar la efectividad de los microorganismos antagónicos,  ya  sea  introduciendo  poblaciones    nuevas  y  más  prolíficas  de antagonistas, como por ejemplo Trichoderma. y muchos otros microorganismos que se  encuentran  actualmente  en  estudio,  en  campos  donde  faltan  se  añaden enmiendas al suelo que sirven como nutrientes ( o estimulan el crecimiento) de los microorganismos antagónicos, incrementándose así la actividad inhibitoria sobre el patógeno. (Agrios G, 1998).

 

FUENTE: Efecto  Antagónico  Y  Biocontrolador  De  Algunos  Microorganismos Saprofíticos Contra Rhizoctonia Solani Un Fitopatogeno Causante Del (Damping Off) En Plantas De Tomate.Rodríguez Limach, Verónica Julia.

 

Funciones de los hongos en el suelo

Degradan compuestos complejos de carbono.

Mejoran la acumulación de materia orgánica.

Retienen nutrientes en su estructura, reduciendo la pérdida de estos al subsuelo.

Físicamente unen partículas de suelo para formar agregados.

Son fuente importante de alimento para otros organismos de la cadena alimenticia.

Compiten con organismos patógenos.

Degradan ciertos tipos de contaminantes

 

Funciones de las bacterias en el suelo

Alimentan a otros miembros de la cadena alimenticia.

Descomponen materia orgánica.

Retienen nutrientes en la rhizosfera, impidiendo que se lixivien.

Mejoran la estructura del suelo y el flujo de agua reduciendo la erosión.

Compiten con microorganismos fitopatógenos.

Filtran y descomponen contaminantes

 

FUENTE:  LA IMPORTANCIA DE LOS MICROORGANISMOS DEL SUELO EN LA NUTRICIÓN VEGETAL M.C.

Armenia Velázquez Gurrola

 

Lactobacillus acidophillus:

Bacterias reconocidas por su capacidad de generar acido láctico el cual es un bactericida natural el cual desplaza poblaciones de microorganismos patógenos, además posee cualidades importantes como la de ayudar a degradar materia orgánica y solubilizar fosforo en la rizósfera de las plantas.

 

Azospirillum brasilensis:

Las bacterias Diazotróficas que contiene LACTOBIOL integran al suelo nitrógeno atmosférico de forma natural, haciendo disponible directamente en la rizósfera un elemento vital para la formación de tejidos vegetales, disminuyendo gradualmente la aplicación de fertilizantes nitrogenados.

 

Pseudomonas fluorescens:

Pseudomonas fluorescens es un microorganismo reconocido por su alto desempeño como solubilizador de fosforo y por su capacidad de hacer asociaciones rizosféricas que de forma continua liberaran moléculas de fosforo asimilables al cultivo, estudios recientes han mostrado que su capacidad para competir por espacio y nutrientes disminuye la incidencia de patógenos como Gaeumannomyces graminis y Rhizoctonia solani.

 

Trichoderma spp:

Es quizás el microorganismo más estudiado dentro de la microbiología agrícola ya que se reconoce su alto valor como Biofungicida ya que este hongo es parasítico de hongos fitopatógenos, aumenta el desarrollo radicular produciendo de forma natural fitohormonas, degrada materia orgánica y actúa como fitoprotectante.

 

Sacharomyces cereviceae:

Levadura importante dentro del sistema de descomposición de materia orgánica la cual aumenta la tasa de descomposición y evita que se desarrollen microorganismos patógenos ya que compite por espacio y aumenta la temperatura dentro de las pilas de compostajes.

 

Fuente: http://plantasas.com/index.php/informacion-tecnica